28 nov. 2009

Lola... a veces no comprendo como aún te soporto, con todos tus caprichos de niña mimada. A ver si logro de una buena vez decirte basta.