9 nov. 2012

Hoy, mañana, pasado, y siempre; hasta que la muerte nos separe.


Qué hacer para que dejen de ser sobrevivientes de una vida de mediocridades envueltas en un envoltorio de papel de regalo. Cómo tratar de evitar ser una sobreviviente más y empezar a vivir?
Las soberanas sombras cada vez más largas, los rostros cada vez más arrugados, sumando y sumando depresiones, sonrisas invertidas y la tristeza en la mirada. La misma mirada de siempre que deja esclarecer una sonrisa mutilada por las circunstancias.
La incertidumbre de pensar en un mañana, sumando dolores de cabeza y restando ritmo cardíaco.
Los mismos oídos de ayer, hoy desgastados por los constantes gritos y la bulliciosa ciudad incesable.
Un cigarro, dos, tres, diecisiete y de vuelta a comprar más. Empezando un día más para algún día terminarlo.



4 oct. 2012


Ha aparecido frente a mí, de nuevo, el despreciado momento en el que me pregunto, una y otra vez, hacia dónde salir corriendo. Inmóvil en la espesura de la obscuridad, sé que un paso en falso puede acabar con todo. No me animo a moverme, o mejor dicho, no se hacia dónde debería hacerlo. Hoy, aquí y ahora no sé nada sobre todo aquello que siempre creí saber muy bien.

Mientras enciendo un cigarrillo me encuentro maldiciendo aquel día. Ese maldito y al mismo tiempo tan bendito día, en el que todo cambió de repente. Nunca nada ha vuelto a ser igual. Y no puedo negar que quizá eso haya sido, un poco, lo que me ha salvado. El espejo a lo lejos me murmura lo que he de aceptar.

Mientras, entre sorbos de café y lágrimas, quisiera ser tantas cosas que observo muy distantes y no soy. A veces simplemente quisiera ser.  

17 ago. 2012

Quizá. Tal vez. Quizá.


Quizá sea cierto. Quizá tenga miedo de volver a caer o sienta que lo estoy haciendo. Quizá necesite tu mano, que me agarres fuerte para no ir hacia el abismo nuevamente. Quizá tenga miedo de pedirlo y, muy en lo profundo, quiera hacerlo a gritos. Quizá me haya acostumbrado a estar tan sola que me descoloque tener a alguien a mi lado a quien pedirle que me agarre la mano.

Tal vez sea que creí todo el pasado superado. O que insistí en pretender que jamás aconteció. No a mí. No en esta vida. Tal vez haya sido el guión de una mala película que leí casi por casualidad. Tal vez haya visto todo transcurrir, como espectador, mientras los cigarrillos se consumían y los cafés se enfriaban.

Quizá no quiera aceptar la realidad por el miedo que me da volver atrás.

8 ago. 2012

La humanidad en extinción.


Las sombras suelen ser más amables que los mismos cuerpos. Los espejismos dicen mucho más que la nitidez, aunque el sueño te hace dudar.
El frío se complementa con el excesivo consumo de café, pero la ciudad sigue perdiendo un poco de calor. Y la luz ya no se hace tan presente.
Es invierno, lo sé, lo sabemos pero tampoco lo estamos aceptando por completo.
Ya no comprendo en qué estaciones pasará el humano que nunca cambia su hostilidad y su calidez oculta y destrozada que no tiende a aparecer. La empatía con los seres. La amabilidad y sobretodo, la comprensión. Dónde y por qué demoran en aparecer.
Dónde quedó la humanidad.
Parece que tal cual como fue la extinción de los dinosaurios, cada vez se irá muriendo más y más la humanidad, los corazones y las alegrías. El deseo de querer vivir y despertar cada mañana feliz o al menos con ganas de seguir, de durar más que ese segundo.

Antonella Dawson.

14 jul. 2012

Apuñalar el miedo, escupir sobre él y caminar.



De tanto querer ser, me olvido de lo que soy, de lo que tengo y de lo que puedo no tener.
El egoísmo envuelto en la búsqueda incesable, las faltas de ortografía asomándose; la memoria selectiva apagada, el bloqueo activado y las inagotables ganas de que la esencia vuelva.
Lo verde, los grados, las sonrisas, las palabras, sobre todo las palabras y las ganas.
Duele más no tener ganas de algo, que tener ganas.

13 jun. 2012


Pretendo creer que no seguiré muriendo, que no permanecerás incendiándome de a poco y completamente para siempre. Que no he de continuar consumiéndome con él último cigarrillo que has encendido. Que no seré el último sorbo del café frío que no deseas beber.
Por mucho que quiera, no puedo. Sé muy bien cuál es el destino que le espera a esta nada. Sé cuál es el fin de esto que nunca existió. Y sin embargo, continúo abriéndome paso entre el humo que me cega y merodeando entre intentos fallidos por no reconocerlo.

27 may. 2012

el amor es y no es.

(...) El verdadero amor no te hace ser la persona que nunca fuiste, no te cambia, no te transforma, no te exige torpezas, no te derrocha violencia, no te grita anarquía cuando tu corazón vive bajo las ofensas y bajo el golpe encima de tu rostro.


El amor es y no es.
El amor es algo pasional, algo sin remedio, una cura exacta y sin receta médica; y a la vez la peor de las autodestrucciones. El amor se siente, se vive, se respira; late y late en los corazones de las personas, de los animales y de las flores. El amor, el deseo, el desamor y la autodestrucción bajo los limites de una desilusión. El amor siempre será lo indescifrable, lo incontrolable, pero jamás, JAMÁS, algo similar a la obsesión y al derecho de propiedad humana, carnal y objeto del mismo deseo pasional incontrolable violento.


Agosto 2010.

18 may. 2012

De frío y de amargo para un café.


De repente hace más frío de lo normal. Los huesos se entumecen y la piel se enrojece; y es absurdo porque hoy hizo más calor que ayer, al menos el sol se asomó mucho más.
En verdad día a día todo se esclarece más, parecía que al fin los nuevos tiempos llegaron. Al fin! - pensé-, pero sin embargo, entre toda la calma y lo demás todo vuelve a decaer, y se hace imposible mantenerse en pie ante el maldito remezón; y lo peor es que se pronostican peores y ya las piernas pierden firmeza, tiritan y ya no quieren más, no pueden disimular. El frío no ayuda a soportar.
De café en café, de cigarrillo en cigarrillo, y todavía se hace difícil encontrar los rastros diminutos de las pisadas pasadas, y parece que ya es en vano recorrer hacía atrás solo para encontrar la identidad perdida; pareciera que día a día se pierde el tiempo, se atrofia el pensamiento y se desconocen las palabras y cuesta decir y traducir y todo cuesta un poco más.
De repente pareciera que entre tanto que sucede, mucho se pierde y que literalmente volveré a nacer.

Por cierto, el último grano de esperanza lo serví en el último café de ayer y se fue, no sé por dónde, pero sí sé que se fue y no lo tomé.

17 may. 2012


"Puede que consideren una falta de educación que me presente ante ustedes fumando, pero de menos educación considero que le interrumpan a uno mientras fuma."
Oscar Wilde.

20 abr. 2012

Hoy me ha invadido una angustia que sólo un cigarrillo y un café logran aplacar de a ratos. Esa angustia que tan amiga mía solía ser tiempo atrás, pero que hace mucho no me daba la mano.
Hoy ha entrado en el fondo de mi ser, sin saber bien cómo ni cuándo. Siempre tan punzante y altanera. Siempre quitándome el aire.
Hoy me ha penetrado esa angustia que sólo tu abrazo ha sabido curarme. Ya no me queda más consuelo que preparar un café bien cargado y amargo, y sentarme en la ventana a observar como el humo de mi cigarrillo intenta llevarse consigo el desconsuelo.
Quisiera llamarte para susurrarte al oído todo lo que mis labios se han callado, pero se que no debo. Se muy bien que correría el riesgo de perder para siempre la nada que hay entre nosotros.

Siendo sinceros, prefiero quedarme en compañía de esta angustia y mi café, a eso.