17 ago. 2012

Quizá. Tal vez. Quizá.


Quizá sea cierto. Quizá tenga miedo de volver a caer o sienta que lo estoy haciendo. Quizá necesite tu mano, que me agarres fuerte para no ir hacia el abismo nuevamente. Quizá tenga miedo de pedirlo y, muy en lo profundo, quiera hacerlo a gritos. Quizá me haya acostumbrado a estar tan sola que me descoloque tener a alguien a mi lado a quien pedirle que me agarre la mano.

Tal vez sea que creí todo el pasado superado. O que insistí en pretender que jamás aconteció. No a mí. No en esta vida. Tal vez haya sido el guión de una mala película que leí casi por casualidad. Tal vez haya visto todo transcurrir, como espectador, mientras los cigarrillos se consumían y los cafés se enfriaban.

Quizá no quiera aceptar la realidad por el miedo que me da volver atrás.

8 ago. 2012

La humanidad en extinción.


Las sombras suelen ser más amables que los mismos cuerpos. Los espejismos dicen mucho más que la nitidez, aunque el sueño te hace dudar.
El frío se complementa con el excesivo consumo de café, pero la ciudad sigue perdiendo un poco de calor. Y la luz ya no se hace tan presente.
Es invierno, lo sé, lo sabemos pero tampoco lo estamos aceptando por completo.
Ya no comprendo en qué estaciones pasará el humano que nunca cambia su hostilidad y su calidez oculta y destrozada que no tiende a aparecer. La empatía con los seres. La amabilidad y sobretodo, la comprensión. Dónde y por qué demoran en aparecer.
Dónde quedó la humanidad.
Parece que tal cual como fue la extinción de los dinosaurios, cada vez se irá muriendo más y más la humanidad, los corazones y las alegrías. El deseo de querer vivir y despertar cada mañana feliz o al menos con ganas de seguir, de durar más que ese segundo.

Antonella Dawson.