13 jun. 2012


Pretendo creer que no seguiré muriendo, que no permanecerás incendiándome de a poco y completamente para siempre. Que no he de continuar consumiéndome con él último cigarrillo que has encendido. Que no seré el último sorbo del café frío que no deseas beber.
Por mucho que quiera, no puedo. Sé muy bien cuál es el destino que le espera a esta nada. Sé cuál es el fin de esto que nunca existió. Y sin embargo, continúo abriéndome paso entre el humo que me cega y merodeando entre intentos fallidos por no reconocerlo.