11 oct. 2009

simplemente son mis dedos los que teclean sin la orden de mi cerebro.


Trato de conectar mis momentos del presente con algo que me recuerde algo de mi paso, con algo que me haga una especie de dejavú, o un escalofríos ya vivido.
Me bloqueas cada pensamiento. Creo que siento tantas cosas a la vez que no las puedo sacar. Tantos sentimientos en mi corazón que no puedo dejar libres porque perdí la capacidad de hacerlo. Hace mucho tiempo que perdí el poder de mis movimientos, de mi destrucción y de mi capacidad de amar.
Tengo miedo de amar demasiado y salir muerta de todo esto.
No quiero perder lo que alguna vez logré. Como el agua que se va entre los dedos, como el pétalo de la flor a la que nunca cuidé, como las hojas del árbol que nunca vi, ni como la sonrisa del niño que siempre invertí.
Incoherencias. Antonella Dawson.

3 comentarios:

  1. a veces las incoherencias dicen lo que no le dejamos decir al corazón...

    no tengas miedo de amar, nunca.

    qué más puedes perder?

    (te lo digo yo, que estoy acostumbrada a que me empujen siempre del piso más alto)


    ResponderEliminar
  2. Caí aquí por casualidad.
    Me alegro. Me encanta lo que me ha dado tiempo a leer.

    Te seguiré cotilleando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar