7 mar. 2010

Adiós.

Me odias al parecer, entonces después de haberte querido tanto, de amarte, creo que me queda bastante claro que acá no hay marcha atrás.

Me duele en el alma saber que después de creer que eramos inseparebles ahora haya notado que somos como el agua con aceite, y que nunca me quisiste ni un poco.
No me sirve tu lástima, no la quiero. Guardatela para otro/a
No me adores porque sabes que eso ya no es así.Me olvidaste, me reemplazaste, ahora no me queda más que ser una mugre, la basura que hay en tu corazón.
Gracias por dejarme ser la papelera de reciclaje del vacío más hondo de tu enorme y valioso corazón.

Me estas pudriendo en dolor. No te importa?
Bueno, a mi tampoco... al menos eso intento. 

ya no sé nada. 

1 comentario:

  1. que duro el texto.. me pasa seguido de sentirme así; igual casi siempre son cosas mías qe me invento en mi cabeza, vaya uno a saber porqe! u.u

    ResponderEliminar