29 dic. 2010

Popurrí.

A veces el corazón se complica un poco
el sueño no llega
y prevalecen por defecto los ojos abiertos y rojos.
Los días pasan y uno se queda en el pasado.
Ya no conoce de fechas y con suerte se sabe qué día es hoy.
Y marca la tendencia estar sentada en una silla
o acostada con o sin almohada.
Con suerte se tiene certeza de la hora
algo aproximada con solo asomarse a la ventana.
Los pasos son más lentos
y uno acostumbra a cansarse con caminar la cuadra,
hasta se cansa un poco de escribir.
Y la monotonía aparece por la ventana como la mosca que revolotea por la casa.
Y no te gusta
el corazón se te vuelve una pasa
se contrae y no se expande mucho
late pero sigue el pentagrama de la cotidianidad.
Y después de un par de días
los planetas entran por la puerta y se quedan en tu sistema solar
y en la noche parecen alumbrar como luciérnagas
de los amores más románticos de toda la existencia.

Antonella Dawson.

4 comentarios:

  1. Divino. Hermoso. Me encantó el final, el cierre ese de decir de los amores más románticos de toda la existencia. No me arrepiento de seguirte.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Cuanto hacia que no me pasaba por aqui...precioso texto :)

    ResponderEliminar
  3. oh,,,oh,,,oh,,,la rutina no existe.

    ResponderEliminar