29 sept. 2010

Ni tan simple.

"Dame amor, que estoy de muy mal humor. Me revolque por la realidad y ahora estoy destruida". Un sorbo de este trago amargo que tanto amo no vendrìa mal. Quizàs hasta podria curar algunas viejas heridas que luchan por sanar en estos dìas. Hoy sin edulcorante, sin azùcar, que sea a secas, simple, como lo es la vida misma. Simpleza que nos encargamos de complicar, de enrollar. ¿Por què serà que le agregamos tantos aditivos?. Tal vez lo simple nos aburre, es posible. Pero que lindo es. Que bien se siente que tan sòlo se trate de agua y cafè y de nada pero nada màs.

Me gustan las cosas simples. Como el cigarrillo de la tranquilidad en medio de la noche. O el trago negro amargo de las mañanas. Dicho asi suena lleno de obscuridad, pero nada màs alejado de eso. Tiene luz, tiene los primeros cantos de los pàjaros ahi afuera. Tiene la alegria de saberse despierto. Vivo. Tiene por delante un nuevo dìa, un nuevo camino por ser transitado y disfrutado (:
Tiene muchas cosas, y eso lo hace simple. ¿Contradictorio?. No, no lo creo. Todo depende de donde se mire. La acumulaciòn de simplezas no hace a la complicacion, ni a la complejidad.

3 comentarios:

  1. me encanta este blog, y esta entrada. Y el café.

    ResponderEliminar
  2. yo no creo que sea tan simple,,,pero en fin.

    ResponderEliminar
  3. nada de contradicción, tiene simplemente lo que a una persona como vos, le gusta, y cada uno es un mundo y contiene diferente cosas, esta genial que te guste lo tuyo y que nada lo cambie
    yo se que cuando te vea te llevo un cafecito negro :)

    ResponderEliminar