3 oct. 2010

Bad night.

Me duele el saberte lejos, el perder tu aroma en el aire, sangrar hasta que ya no duela más - cosa que todavía no puedo conseguir -. Me duele que te duela tanto o más que a mi.
El silencio es el acompañante más incómodo, vagabundo de todas las calles, mendigo que no pide caridad. Y la soledad va de mano con el desamor.
Los tres vecinos de la misma cuadra, aspirantes del mismo aire y fieles compañeros desinteresados que abrigan y desabrigan al corazón.
Tengo el llanto atorado, a punto de ser expulsado. El nudo en la garganta permanente, que parecen espinas que clavan más de la cuenta y penetran al corazón.
No sabe a primavera, no siento las estaciones.
Los ojos inyectados en sangre anunciaban mal mañana, con pilares de silencio majestuosos, mientras los pétalos estaban en el suelo, marchitos, pisoteados, enormemente menor al dolor de las palabras.
La retina ya no quería saber nada, el tímpano estaba cansado de escuchar lo mismo.

El adiós sin despedida caló con fuerza.



4 comentarios:

  1. Amé este blog!! es tan lindo, tiene los colores perfectossss! un besito a cada una de ustedes dulzuras, son personas hermosas y soy feliz de haberlas conocido. (L)

    ResponderEliminar
  2. Me gusto esto, bad night... con sabor a noche, a negro,a triseza. A silencio.
    saludos.

    ResponderEliminar
  3. el silencio no existe,,,,,,,,,
    soledades son ficcion
    y yo su actor

    ResponderEliminar
  4. escribis hermoso amiga ♥ te amo.

    ResponderEliminar