10 feb. 2011

Old memories

¿Cuántas veces te dije que no te hicieras caso cuando aquellos pensamientos retorcidos y enmarañados te abruman, te nublan?. ¿No hablamos ya de dejar los impulsos a un lado, aquel día, en el parque, mientras intentabas jugar a las escondidas, escondiéndote de nadie?

Tranquila Lola, sólo tu y yo sabemos las farsas que se esconden detrás de tus sonrisas tan bien ensayadas. Los dolores maquillados, el tiempo malgastado.

Jamás imaginé que contigo también te llevabas camuflados los restos de mi cordura.

Mirando a través de la ventana del pasado, evoco nuestras risas y mis llantos, puedo rememorar el momento exacto en el que le diste la espalda a lo que habíamos soñado y te fuiste tras la puerta trasera escabulléndote tan rápido.

Creí que todavía quedaba algo de ti en mi, pero al contrario, fuiste vos quien se llevo consigo una parte de mi ser, y no se digna a devolvérmela. ¿Cómo puedes pretender que me mantenga en pie?

No hay comentarios:

Publicar un comentario