21 oct. 2011

Las horas.

Últimamente las horas se consumen cual cigarrillos en noches de insomnio. Y yo ya no distingo si es peor quedarme sin cigarrillos o sin horas para seguir mirándolas transcurrir, así, casi como si nada. Pareciese que el mundo exterior no me interesase en absoluto, pero no es que me importe poco o nada lo que pasa a mi alrededor. El problema radica en que la mayor parte del tiempo vivo en un pseudo-mundo dentro de mi cabeza. 
Ojalá pudiese ser un poco menos como soy, y un poco más del modo en que me gustaría ser. Acariciar siempre el momento cuando éste ocurre. Y vivir en el mundo real.
Despertar no es lo que uno más quisiera cuando los sueños rozan la perfección. A veces, tan sólo a veces, desearía dejar de imaginar tanto.

2 comentarios:

  1. "Ojalá pudiese ser un poco menos como soy, y un poco más del modo en que me gustaría ser" Que hermosa frase, a veces, o casi siempre me siento como la persona que escribió esta entrada. La realidad casi siempre duele...duele mucho.

    ResponderEliminar
  2. 13/09/2011
    Cómoda inconformista.

    "(....)No me consuela el pensamiento conformista de que a su debido tiempo todo volverá a ser como antes.(...)"

    "Será que las cosas no vuelven al mismo lugar pero igual ..... "
    Ja, ¿qué va a volver a ser igual? Nada,nada,nada. Creo, sí, que podés atraer, o te pueden atraer.. "re.atraer" algo así .. No sé cómo explicarme.... Se supone que los pensamientos logran cosas, ¿no? Entonces, capaz, uno pensando e imaginando.. pueda darles un tiempo "real", pero real para cada momento, no para uno idealizado.

    ResponderEliminar