23 ene. 2010

cigarros

Un viejo disco reproduciendo música de fondo, demasiado baja, existiendo tan sólo para tajear al silencio y prescindir de la exigencia de hablar sobre cualquier banalidad cuando las ganas escasean. Las cajas de cigarrillos desparramadas sobre la mesa del living, y un cenicero repleto de colillas transfiguradas en el abismo que los aparta.



Los cigarros que se han consumido quisieran simbolizar lo que ha acaecido con gran parte de sus vidas, ellos lo ven y lo saben, pero cualquier persona ajena a la historia no sería capaz de comprender el significado de el humo que se inspira y el cigarrillo que lentamente, en cada inhalada, se extingue.

4 comentarios:

  1. Cigarrillos y café: dos de mis irremplazables adicciones de mi cotidianeidad. Una taza del café de hace unas horas aún persiste ante mis ojos...y recién llego de vaciar mi cenicero mientras un cigarrillo se consume tras la última bocanada antes de escribir estas palabras.

    ResponderEliminar
  2. cuanta razón, soy la viciosa del cafe y los ceniceros llenos de colillas consumidos con el paso del tiempo

    ResponderEliminar
  3. AGOSSSSSSSSSSSSSS
    te comento ene ste espero que lo leas!!!

    como andas hermosa=????


    un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Yo no fumo jaja pero está bueno el texto

    ResponderEliminar