1 nov. 2010

(...) Desde otra perspectiva

Lo miro de afuera, y se ve peor, real y doloroso cuando la protagonista no soy yo.
Cuando el filo no me roza, cuando el dolor ajeno cala más hondo que el propio.
Duele saberte mal, y volverlo a intentar. 
Me frustra el verte caer mil veces y yo lejos, con los brazos cruzados, con temor a que las cosas se vuelvan peor. 
Llego, te observo y de nuevo las cosas parecen tan cotidianas. La misma monotonía de siempre. 
La misma cantidad de pasos de la puerta hasta ti. Y para variar, una familia que de nuevo se esconde bajo un tapiz lleno de flores que ya se marchitan más y más.
Y sin querer, todos estamos con el corazón en la mano, latiendo a destiempo.





5 comentarios:

  1. Muy buen texto, te sigo.
    Espero que andes bien, besos!

    ResponderEliminar
  2. Me olvide de avisarte de mi nuevo proyscto, que tal vez te interese, pasa por mi blog para enterarte.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho tu blog! Llegué aquí de casualidad.
    Te sigo :)

    ResponderEliminar