4 nov. 2011



La madrugada intentando pasar sigilosa por el suelo de madera vieja. Te das cuenta de dos cosas, que de nuevo el sueño demoró en bajarse del tren, y que la madrugada pesa cada vez más que antes.

1 comentario:

  1. Es cierto, las madrugadas pesan cada vez más, y creo que los sueños ya ni se bajan en mi parada.

    Que lindo escrito, me encanta tu blog :)

    ResponderEliminar