25 ago. 2009

Vago por mi casa esperando encontrar una respuesta a la nada. Camino los rincones sin rumbo fijo ni ambiciones. Me detengo y observo los fantasmas de mis sueños merodeando suicidados escondiéndose en los recovecos del pasado. Es entre escritos que los días pasan por mi lado vacíos, dejan destellos de ilusiones, pero la abulia carcome mis tan escasas ganas. En lugar de los minutos, los que se consumen son los cigarrillos, y la magia de estar vivo.
Ya no soy la misma que un día fui, no todo me es indiferente, y el consumo del tiempo me desgasta , cuando ayer no me percataba.



Lola.

1 comentario: